Quince años: ¿formal ó casual?

Hace unos días me visitó una amiga para comentarme que su hija cumplirá quince años en unos meses y aunque ambas coinciden en la idea de hacer una fiesta, la cumpleañera quiere hacer una menos formal. La mamá, un tanto desanimada, me comentó que si la fiesta no sigue la tradición que se acostumbra en este tipo de celebración, sería entonces como un cumpleaños cualquiera. Nada más alejado de la realidad.

Uno de las fechas más memorables para una mujer, es cuando cumple quince años, indistintamente de si hace una fiesta grande o pequeña. Si bien, en países como el nuestro, celebrarlo es casi una tradición; por ello es que muchas sueñan con una fiesta llena de detalles propios de la celebración tradicional de una quinceañera; hay también otras jovencitas que prefieren una más casual y diferente.

En realidad, cualquiera de estas tendencias se puede organizar y producir con toques especiales para que sea un día inolvidable tanto para sus familiares y amigos más cercanos, pero en especial para ella que será la protagonista de la noche.

Si tu hija pronto cumple quince años, quizás te interese enterarte sobre las últimas tendencias para esta celebración:

Sobre la fiesta:

  • ¿Fiesta casual o formal? Ello dependerá fundamentalmente de lo que espera la quinceañera y también del presupuesto que tienen sus papás, pero las jovencitas de hoy en día buscan un festejo más casual y con personas muy cercanas a ella.
  • El vestido, por lo general, va con el estilo de la fiesta. Cuando se trata de una celebración formal se siguen todas las costumbres como el vestido tipo princesa y otro que utiliza antes para recibir a los invitados. Nombra a 14 damitas y/o pajes que ese día están con velas y flores. Realiza el ingreso con su papá ó alguna persona que lo represente, bailan el vals principal y posteriormente baila la corte. En algunas fiestas tradicionales el papá cambia a su hija una zapatilla plana por un taco, simbolizando el cambio de etapa.
  • Si la fiesta es más casual, la quinceañera seguro que apostará por una vestimenta más casual y menos estructurada.

Ambientación

  • Ya sea una fiesta formal o casual en muchas ocasiones hay un tema elegido por la cumpleañera que se muestra en la decoración, en los colores de la fiesta y en el montaje del evento en sí.
  • Los colores en boga para este 2018/2019 son los ultravioleta, gris, amarillo, ciruela, lavanda, entre otros; la elección se realiza de acuerdo a la personalidad de la quinceañera y al concepto del evento.

Catering y bebidas:

  • Los bufets o el plato servido, generalmente solo se ofrece a los adultos, el menú generalmente es elegido por los papás. Sin embargo, los adultos también pueden comer solo bocaditos.
  • Para los jóvenes están “in” las mesas saladas como pizzas, hamburguesas, alitas de pollo, es decir, bocaditos prácticos. Asimismo el “cooking show”, es decir la cocina en vivo, se trata de un espectáculo en el que el chef prepara la comida delante los invitados.
  • Desde hace un tiempo, existe una tendencia por armar mesas de postres para que los invitados disfruten de algo dulce después de la comida; se eligen postres con sabores universales que a la mayoría les encanta como ser: pie de limón, tiramisú, cupcakes, tartas, brownies, macarons, donuts y mousses de diversos sabores. Estos postres deben ser prácticos por ello es que son pequeños.
  • Las bebidas sin alcohol o llamados “mocktails” son ideales para este tipo de eventos, ya que le dan un toque especial a la noche. 

Otros detalles

  • Como en todo evento es primordial tener un grato recuerdo de ello, es por eso que muchas jovencitas deciden realizar una sesión de fotos antes y durante el evento. Así se tendrá un recuerdo que perdurará para siempre y se los podrá volver a vivir a través de fotografías y un video con tomas aéreas para tener imágenes maravillosas.
  • La música es parte fundamental para el éxito del evento, se debe tener un playlist adecuado para la ocasión.
  • Las invitaciones van acorde a la temática y estilo de fiesta elegida. Por supuesto respetando la misma línea de los tonos elegidos para el día de la fiesta.

Ten presente que no necesariamente se tiene que tener un presupuesto alto para hacer una fiesta de quince años inolvidable. Hay formas de reducir costos, es cuestión de poner mucha pasión y profesionalidad. No son buenas las comparaciones en este tipo de eventos; lo importante es celebrar con amor a nuestra niña amada.